Revire del 18 de noviembre de 2021

México padece una de las peores y más aniquilantes violencias de su historia. Violencia e inseguridad que el Estado ha sido incapaz de erradicar. Una violencia cuya génesis radica en la podredumbre de la impunidad y la inmoral aplicación de la justicia que dista mucho de ser pronta, expedita e imparcial. La corrupción del sistema judicial abona de modo decisivo a que la impartición de justicia en México sea una utopía. Las alianzas de policías y criminales son conocidas por todos los ciudadanos. En medio de la barbarie cotidiana, donde no faltan las masacres, feminicidios, fosas clandestinas, secuestros, robos, extorsiones y toda clase de delitos, el Presidente ha influido decididamente a polarizar, mediante sus sermones incendiarios cada mañana. Así, descerebrados imitan tan lesiva conducta. Tal vez por eso nos enteramos de las cobardes amenazas de "aficionados" a jugadores de la Selección Mexicana de Futbol.

Add This: