Revire del 18 de marzo de 2022

Al final se salieron con la suya. Los empleados del señor presidente en el Congreso aprobaron al vapor que se publicite la llamada revocación de mandato de manera abierta sin que haya consecuencias legales. Más allá de confirmar una vez más que diputados y senadores de Morena, junto con sus comparsas de partidos aliados, están al servicio absoluto del jefe del Ejecutivo, lo preocupante es la persistencia de pasarse por el arco del triunfo las disposiciones legales. Es la característica de la cuarta transformación. La desesperación por realizar un acto de egolatría absoluta que ninguna utilidad tiene, exhibe de cuerpo entero cómo se las gastan en la actual administración. En cambio, el daño por modificar a conveniencia el marco jurídico es enorme y debilita todavía más el exiguo estado de derecho. Los decretazos no son bienvenidos ni saludables en una democracia, por frágil que ésta sea.

Add This: