Revire del 18 de diciembre de 2018

El salario mínimo es una burla a la economía de las familias. Dicho sueldo no alcanza para satisfacer lo mínimo. La inflación siempre pulveriza los risibles aumentos que anualmente se otorgan a tan exigua remuneración. Por eso es importante el incremento de 16.2% anunciado este lunes por el gobierno para que a partir del próximo 1 de enero dicho salario pase de 88.36 pesos a 102.68 diarios. Cierto, la nueva cifra aún es insuficiente pero significa sí, un paso importante en la dirección correcta. La voluntad de los empresarios en general ha sido decisiva para que ello ocurra. No obstante, es indispensable que todo aumento a los salarios esté soportado en la productividad de los entes económicos y no se otorguen por decreto o como meras concesiones políticas. Hasta hoy, el control de la inflación ha sido positivo y así debe mantenerse. Cuando los precios se disparan, los pobres son los principales afectados.

Add This: