Revire del 17 de septiembre de 2021

La grave ofensa se consumó este 16 de septiembre. El presidente López Obrador colocó a su derecha al dictador cubano Miguel Díaz-Canel y le permitió una perorata previo al desfile militar que conmemora el inicio del movimiento independentista. Nada más desafortunado que avalar de manera tácita una de las peores dictaduras en el mundo. Pero fiel a su costumbre, el mandatario mexicano ni ve ni escucha el repudio de la población hacia el abyecto tirano que pisotea los derechos humanos en la isla, coarta las libertades, reprime a quienes se manifiestan en contra del régimen autoritario, encarcela opositores y, por si fuera poco, los tiene postrados en la más condenable de las pobrezas. Ese es el siniestro personaje que estuvo a la diestra del jefe del Estado mexicano. La presencia del déspota cubano mancilló el suelo mexicano en lo que es un atentado en contra de la democracia. La historia juzgará de forma implacable la aberración palaciega.

Add This: