Revire del 17 de septiembre de 2018

Para Andrés Manuel López Obrador, próximo presidente de México, la distinguida señora Rosario Robles, titular de la Sedatu, es sólo un “chivo expiatorio” de los afanes propagandísticos de la “Mafia del Poder” y de los fines circenses de algunos medios de comunicación. La sospechosa exculpación de la también exsecretaria de la Sedesol, quien es señalada por la Auditoria Superior de la Federación de un presunto desvío por más de 700 millones de pesos durante su gestión, de inmediato generó toda clase de suspicacias entre la población. Lo mínimo que se especuló es que se debe a un pacto con la administración peñista para no investigar la “Estafa Maestra que supuestamente conduciría hasta peces gordos. Si la bandera de AMLO es la de acabar con la corrupción gubernamental, no debe erigirse en juez para absolver a priori a funcionario alguno. Máxime, cuando éstos son auténticas “fichitas” y deben ser investigados a fondo.

Add This: