Revire del 17 de enero de 2019

En el intrincado y sórdido mundo de la política mexicana hay aspectos que no son fáciles de entender para los entendidos ni para el ciudadano de a pie, ese que normalmente entroniza en los puestos públicos a los funcionarios mediante el voto. En tal escenario, podemos ubicar lo sucedido este miércoles en la Cámara de Diputados, donde el PRI, supuesto opositor al gobierno de AMLO, inclinó la balanza en la aprobación de la Guardia Nacional. 42 diputados del tricolor  votaron a favor del dictamen; con esto Morena logró las dos terceras partes indispensables para avalar la creación del cuerpo militarizado, que ha enfrentado un enorme rechazo de varias ONG y organismos internacionales. El apoyo del Revolucionario Institucional a la propuesta presidencial generó una serie de conjeturas. Si en política nada es gratuito y todo tiene precio. La pregunta inmediata es: ¿Qué exigió el vetusto dinosaurio de Insurgentes a cambio de su favor?     

Add This: