Revire del 16 de octubre de 2016

Arely Gómez, la procuradora general de la República, fue sacada de su confortable curul priista en el Senado para suplir a un Jesús Murillo Karam devorado por el Caso Iguala. La ex senadora, con lazos en la principal televisora del país, simplemente ha pasado de noche en su labor al frente de la PGR. Actualmente la Procuraduría, por el violento entorno que impera en México, es una de las instituciones más demandantes y sujetas al escrutinio implacable de poderes fácticos y de la sociedad en general. Parece que en Los Pinos se dieron cuenta del error y ya propusieron cambiarla a la Secretaría de la Función Pública, donde nada sucede. La substituirá otro militante del PRI, Raúl Cervantes Andrade, actual integrante de la bancada tricolor en la Cámara alta. Cervantes Andrade es primo del consejero jurídico de la Presidencia de la República, Humberto Castillejos Cervantes. ¿Qué tal?   

Add This: