Revire del 15 de junio de 2022

Nunca el estado de derecho en el México moderno fue tan frágil como en la actualidad. La permisividad del gobierno obradorista no se limita a cuidar a los integrantes de grupos criminales, como lo señaló el presidente López Obrador, sino a recomendar que se les abrace. Esa es la asombrosa estrategia de seguridad emanada de Palacio Nacional. Los resultados no se han hecho esperar, los índices delictivos muestran el dominio de los muchos cárteles que operan en la República. Masacres y ejecuciones son asunto cotidiano, al igual que feminicidios, extorsiones, robos y cobros de piso, entre otros ilícitos. Que se roben 20 contenedores con oro, plata y aparatos electrónicos en Manzanillo, o que encapuchados portando armas largas aterroricen a la gente en San Cristóbal de las Casas sin que nadie los moleste, son unicamente dos hechos recientes que exhiben la desastrosa seguridad en el país pero que el gobierno obradorista no quiere solucionar.

Add This: