Revire del 15 de febrero del 2022

Pareciera estar parado en un pantano. Cada movimiento lo hunde más. A mayor virulencia de los intentos por salir, se coloca en posición vulnerable. Desde la orilla muchos de sus hoy convenencieramente fieles sólo le gritan que salga; otros más están listos para correr e ir a levantar la mano al nuevo rey. Muera el rey, viva el rey, así ha sido y es el comportamiento de la clase política. El poder fenece, tiene fecha de caducidad; se marcha tomado de la mano de la soledad. El otrora todopoderoso, ese al que sus cortesanos no dudan, en época de esplendor, besar la mano, limpiar los zapatos, aplaudir las barbaridades más increíbles, quemar todo el incienso disponible, pronto será olvidado. Más aún, quizás juzgado por los abusos, tropelías y actos propios de un demente. Y el individuo lo advierte, sabe que en la vida todo sucede en ciclos. Acontece en un país ficticio; a un demagogo acorralado.

Add This: