Revire del 15 de diciembre de 2016

En pleno debate por la presencia del Ejército a lo largo y ancho del país, realizando funciones de policía para garantizar la endeble paz social de la que gozamos, estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y familiares de los 43 desaparecidos, atacaron con bombas molotov y petardos las instalaciones del 50 Batallón de Infantería, en Chilpancingo, Guerrero. Los profesionales de la protesta que lucran con la tragedia de Iguala, no quieren perder los reflectores y su mina de oro. Insisten en llevar ante los tribunales a los elementos del 27 Batallón de Infantería, bajo la consigna: “¡Digan en donde están nuestros hijos!”. Exigencia e interrogante que  no ha respondido el director de la Normal a quien le habían confiado la custodia de los alumnos. ¿No sería mejor esclarecer el origen del problema? ¿Quién los mandó y por qué salieron la noche del 26 de septiembre de 2014?

Add This: