Revire del 14 de mayo del 2021

Ni en la Cancillería, ni el antiguo Palacio del Ayuntamiento, han podido frenar los graves efectos nocivos por el accidente en la Línea 12 del Metro en la Ciudad de México. Tanto a Marcelo Ebrard Casaubon como a Claudia Sheinbaum Pardo, la tragedia los seguirá por el resto de sus carreras políticas. No obstante los desesperados esfuerzos desde la Secretaría de Relaciones Exteriores para que ciertos periodistas y medios afines maticen la responsabilidad de Ebrard, en cuya administración se construyó e inauguró la desastrosa línea, y se la atribuyan a Miguel Ángel Mancera. La realidad es que la opinión pública no se traga ese cuento. La jefa de Gobierno también está bajo el escrutinio de la ciudadanía pues tiene mucha responsabilidad en la catástrofe al ignorar las advertencias de la gente que reportó daños en la estructura del tramo donde sucedió la tragedia. Cada día surgen más evidencias en contra de ambos funcionarios. 

Add This: