Revire del 14 de julio de 2022

La honestidad es una virtud escasa en la mayoría de los políticos. Es una palabra ausente en su vocabulario. Por el contrario, abundan la sinvergüenza, la inmoralidad, el descaro y las ansias incontroladas por meter las manos en las arcas oficiales. En la cárcel están varios ejemplares y otros más pasaron por ahí debido precisamente a ese hobby de tomar lo ajeno para enriquecerse. Hacen lo que sea necesario para llegar a un puesto público y cuando están ahí quieren eternizarse en él. Es tener el poder por el poder mismo. Quizá uno de los casos recientes más representativos, es el del líder del PRI, Alejandro Moreno, quien pese a al rotundo fracaso durante su gestión, en la cual se han perdido diversas gubernaturas, más los audios que exhiben sus tropelías, el campechano se niega a renunciar a la dirigencia tricolor y a todo lo que ello significa.Por cierto, doña Layda Sansores y su sobrino Gerardo tienen una muuuy larga cola que les pisen.

Add This: