Revire del 14 de enero de 2019

La innegable descomposición social que prevalece en México no puede ocultarse. La alta incidencia delictiva está a la vista de todo mundo. Lo peor es que muchos ciudadanos honestos integren tales estadísticas. Nadie está exento de ser víctima de algún delito en el territorio nacional. La incapacidad, negligencia, apatía, y en no pocos casos, complicidad de los cuerpos policiacos, eleva el nivel del riesgo en que se encuentra la población. También es cierto que familias toleran o se hacen de la vista gorda con familiares que incurren en conductas delincuenciales. Corrupción y podredumbre del sistema judicial alientan la impunidad y reincidencia, tampoco es novedad. Por eso dudamos que la “Cartilla Moral” repartida desde ayer por la administración obradorista, sirva para que se modifique favorablemente el comportamiento de los delincuentes y estimule en general, una mejor convivencia entre los mexicanos. Que el gobierno se comporte a la altura, como debe, es mejor.  

Add This: