Revire del 13 de junio de 2022

Este domingo arrancó oficialmente la competencia entre las “corcholatas” del presidente para ver quién se queda finalmente con la candidatura de Morena para competir en el 2024 por la Presidencia de la República. Un espectáculo distractor que es manejado hábilmente por el titiritero mayor para simular que hay democracia en el partido que hoy está en el poder. Nada más falso. Al igual que en los tiempos del PRI, la decisión para elegir al candidato morenista, será ejecutada únicamente por el máximo líder político morenista. Adán Augusto, Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum lo saben, pero hoy, no obstante, se prestan obligadamente a tal mascarada. El presidente trata de imponer a Sheinbaum, pero está consciente de que a la jefa de Gobierno no le alcanza para ganar, por eso impulsa al secretario de Gobernación. En tanto Ebrard pareciera tener las mejores posibilidades, aunque hay fantasmas linchados y desplomados en su armario.    

Add This: