Revire del 13 de diciembre de 2016

Fue necesario que el secretario de la Defensa Nacional,  Salvador Cienfuegos Zepeda, diera un manotazo para que reaccionara el Senado de la República y empiece a planear la discusión y aprobación de la ley de seguridad interior. El pasado jueves, Cienfuegos urgió al Congreso a emitir el marco legal para que las fuerzas armadas puedan cumplir sus labores en esa materia. La exigencia del General Secretario parece haber sacado de su apatía y confort a los señores legisladores en plena temporada decembrina, tan rica en brindis, regalos, convivios, superaguinaldos y megabonos secretos. Por lo pronto, los senadores están dispuestos a “trabajar” y ya consideran la posibilidad de hacerlo en un periodo extraordinario para cumplir con los "deseos" del presidente Peña Nieto y de las fuerzas armadas. Todo parece indicar que ahora sí saldrá de la congeladora la mencionada ley ante la presión e inconformidad militar. ¿Disciplina legislativa o temor?

Add This: