Revire del 12 de noviembre de 2018

El asesinato de Valeria Cruz Medel, hija de la diputada federal por Morena, Carmen Medel, cimbró al mundo de la política y tuvo repercusión mediática a nivel nacional. Más allá de cuestiones partidarias, la condena por el abominable crimen fue unánime; sicarios arrancaron la vida de una joven estudiante de medicina a punto de graduarse. Una mujer más que es ultimada sin contemplaciones en este México saturado de violencia y donde la vida de los ciudadanos al parecer cada día vale menos. En los últimos años, las féminas, en particular, han sido blanco de mentes torcidas y cobardes. Los feminicidios en el país siguen a la alza y son una vergüenza gigantesca. En tanto, gobierno y autoridades son incapaces de prevenir y erradicar las agresiones a las mujeres. Ninguna nación, mucho menos sus gobernantes, pueden presumir de eficientes y democráticos si no son capaces de garantizar seguridad a sus ciudadanas y a la población en general.  

Add This: