Revire del 12 de enero de 2017

Las incongruencias del Congreso mexicano rayan en lo patético. Sucede que ahora llamarán a los secretarios de Hacienda, de Energía, y al director de Pemex, para que expliquen ante la Comisión Permanente el repudiado gasolinazo. Lo ridículo del llamado es que fueron los señores legisladores quienes aprobaron el aberrante hecho. Todo indica que los diputados no leyeron lo que avalaron y se comportaron como siempre: simples levantamanos. Así que resultan un circo de tres pistas las dichosas comparecencias de los funcionarios. Nada cambiará. No pasará que les hagan unas cuantas preguntas para cumplir el trámite legislativo y permitir que la oposición simule estar muy enojada y aparente rasgarse las vestiduras por el aumento a los combustibles. La bancada priistas saldrá en defensa de la “patriótica” decisión presidencial. Se escucharán loas al mandatario y su admirable valentía para aplicar el gasolinazo. Están prohibidas las críticas a su jefe máximo.    

Add This: