Revire del 11 de noviembre de 2021

Si Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, guardaba alguna esperanza de que en el corto plazo pudiera salir de prisión, ya puede olvidarse de ello. Este miércoles un juez federal en el reclusorio norte le dictó prisión preventiva por el caso Agronitrogenados, tal como sucedió por el tema de Odebrecht. Quizás con esto, Lozoya entienda con claridad el tamaño del disgusto que causó en Palacio Nacional por su desatino de exhibirse en un exclusivo restaurante de la Ciudad de México. Hasta ese día, el ex funcionario era muestra fehaciente de la impunidad en la gestión obradorista. Sólo el gran enojo del señor presidente hizo que la Fiscalía General hiciera su trabajo. Así terminó un evidente pacto que durante 16 meses permitió a Lozoya no pisar la cárcel y seguir dándose la gran vida desde que fue extraditado de España. Le esperan días muy oscuros a quien se echó poderosos enemigos encima.

Add This: