Revire del 11 de mayo de 2022

Al desatino de incluir a Cuba en su reciente gira a Centroamérica y el Caribe para tomarse la foto con el despreciable dictadorzuelo Miguel Díaz-Canel, el presidente de México agrega la amenaza de no asistir a la próxima Cumbre de las Américas a realizarse en Estados Unidos. El motivo es que, todo indica, Joe Biden y compañía no tienen contemplado invitar a Cuba y Venezuela, gobernadas por un par de autócratas que han hecho trizas la democracia en sus países. Los estadounidenses no están obligados a invitar a su casa a Díaz-Canel, el títere de los hermanitos Castro, ni a Nicolás Maduro, un dueto de abyectos represores que mantienen en la pobreza a sus poblaciones, en la cárcel a disidentes y que terminaron con libertades fundamentales. La defensa a ultranza de esos tiranos es un despropósito mayúsculo. Simplemente son indefendibles. López Obrador debe dejar de justificarlos.

Add This: