Revire del 11 de marzo de 2022

El presidente de México dedica buena parte de su gestión a reñir con periodistas, intelectuales y académicos que lo critican. Grave, si carece de argumentos para responder sin exabruptos. Hasta hoy esa ha sido la constante para dividir a la sociedad y polarizarla. Hay tareas que por su gravedad requieren atención sin excusas. La inseguridad que padece cotidianamente la población, lo cual se ha traducido en miles de muertes dolosas, desaparecidos y feminicidios es la muestra irrefutable de una tarea fallida. 17 fusilados a plena luz del día en San José de Gracia, Michoacán; los muchos cadáveres colgados en Zacatecas y las nueve personas asesinadas este miércoles en Atlixco, Puebla son testimonio macabro de la barbarie que impera en México, sin mencionar la tragedia en el Estadio Corregidora. Nadie está a salvo, como no lo estuvo el presidente municipal de Aguililla, quien ayer fue ejecutado a balazos.    

Add This: