Revire del 11 de julio de 2022

Este fin de semana, para sorpresa de propios y extraños, la sinceridad hizo presencia en Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México. Algo impensable en el tabasqueño. Sucede que finalmente admitió lo que todo mundo sabe y padece, en especial los sectores más vulnerables del pueblo bueno y sabio: “el sistema de salud pública está muy mal”. Efectivamente, las instituciones públicas como el IMSS e ISSSTE, por mencionar algunas, son actualmente, un desastre enorme como nunca antes. Tardanza en otorgar citas, en especial si se trata de análisis clínicos, estudios médicos, o consulta con especialistas. A esto hay que agregar el gravísimo faltante y escasez de medicinas. El mandatario también admitió que no es el mejor presidente de México, pero aprende de los mejores que ha tenido el país. Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas son su ejemplo. Buena la franqueza. 

Add This: