Revire del 11 de febrero de 2022

El aumento en los precios de alimentos, energéticos y medicinas está pegando fuerte a la economía de las familias en México. Es el impuesto más pernicioso que azota a la sociedad, en particular a las clases más vulnerables. El INEGI informó que en enero pasado la inflación sumó 0.59%, para ubicarse en nivel de 7.07% anualizada. Esto significa para el ciudadano de a pie la mayor cuesta de enero en las últimas dos décadas. Los aumentos a los salarios prácticamente se han pulverizado con los incrementos en insumos y productos de primera necesidad. Este jueves, el Banco de México subió medio punto porcentual a su tasa de interés para llevarla hasta 6% e intentar controlar la espiral inflacionaria. Controlar la inflación no es cosa sencilla, intervienen muchos factores. Hay una ardua labor para los integrantes de la junta de gobierno del banco central. Es necesario disminuir la inflación de manera rápida y eficaz para evitar una estanflación.

Add This: