Revire del 10 de septiembre del 2021

Legisladores van y legisladores vienen. Los que llegan, unos bastante reciclados, cómodamente disfrutan de las amplias prerrogativas que el puesto les concede a través de los impuestos aportados obligadamente por los contribuyentes. Al Congreso llega un gran número de arribistas que no tienen la menor idea del trabajo legislativo. Así, el bajo nivel en la Cámara de Diputados no es de extrañar, tampoco que se presenten propuestas igualmente recicladas, como la iniciativa de Morena para reducir la cantidad de legisladores en el Palacio de San Lázaro y el Senado, así como en los Congresos locales. La idea no es mala, pero sólo ha servido como herramienta con fines electoreros. El planteamiento está muy desgastado y existe bastante escepticismo en que se pudiera concretar. Empero esta ocasión, previo a la consulta de revocación de mandato, pudiera salir avante si Morena y sus patiños de otras bancadas lo negocian correctamente con la oposición.

Add This: