Revire del 10 de noviembre de 2016

Si alguien tiene alguna duda del inmenso poder de la iglesia en México, basta ver como dinamitaron la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto que pretendía avalar los matrimonios igualitarios y la adopción por parte de estos. Ayer, en la Cámara de Diputados, sepultaron la propuesta presidencial. En la Comisión de Puntos Constitucionales la desecharon con 19 votos en contra y sólo 8 a favor. El PAN, Nueva Alianza y Encuentro Social votaron contra el proyecto. Así se consumó el certero golpe del clero que, está visto, es capaz de marcarle la agenda al titular del Ejecutivo federal y al sumiso Congreso de la Unión. No hay duda, vientos del pasado llegaron para instalarse vestidos de cardenales y obispos. Por lo pronto, un sector importante de la sociedad mexicana permanecerá excluido de ciertos derechos ante el beneplácito de los ultras con sotana. El Presidente se dejó intimidar.

Add This: