Revire del 10 de febrero de 2022

Aún no ha salido del desencuentro con el gobierno de Panamá, a causa de la absurda propuesta para nombrar, primero al acosador Pedro Salmerón y luego a la señora Jesusa Rodríguez como embajadores, cuando el presidente López Obrador ya abrió un nuevo frente, esta vez con España. Al tabasqueño, por cuyas venas corre sangre española, pues su abuelo José Obrador, es originario de Cantabria (1893), parece tenerle sin cuidado ese antecedente y cuando puede, arremete en contra del gobierno de la madre patria. Este miércoles, durante su propaganda mañanera en Palacio Nacional, reiteró la fobia que ha manifestado durante su administración hacia la nación de la península ibérica. Ahora pide poner en pausa las relaciones entre ambos países y acepta que en la actualidad no hay buena relación. El mandatario se deja llevar por su carácter irascible y desconocemos si por algún motivo personal. Nada justifica lo dicho por AMLO, es un grave error.     

Add This: