Revire del 10 de enero de 2021

La falacia de que la cuarta ola de Covid-19 que azota a México es un “ligero repunte”, lo cual no “debe meternos miedo”, se derrumbó como un fardo. La irresponsable calificación es producto de la “lealtad a ciegas” de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la ciudad capital, hacia el señor Presidente. Está convertida en su imitadora. Pero sucede que el ligero repunte ha resultado en extremo pernicioso, Ómicron, la nueva variante del SARS-CoV-2, tiene enorme poder de contagio, incluso para evadir la protección de las vacunas. El aumento de las personas contagiadas es exponencial. De tal suerte que este sábado se rompió el record al sumar 30 mil 671 casos. Mientras el discurso oficial se escuda en que a pesar de lo contagioso, la gravedad y mortalidad es baja, los hospitales han empezado a incrementar la ocupación tanto en camas generales como en las de cuidados intensivos. Un poco de seriedad ayudaría bastante en estas horas muy difíciles.

Add This: