Revire del 10 de diciembre de 2018

Los intrincados caminos de la política en México conducen usualmente a situaciones que rayan en lo cómico, lo burdo, y la sinvergüenza. Los políticos nacionales son una especie de bufones y títeres manejados por el sistema. Desde hace semanas hemos podidos presenciar el vodevil representado entre panistas y morenistas por la disputa de la gubernatura poblana. La candidata blanquiazul, Martha Erika Alonso, fue declara vencedora en las elecciones y se le entregó la constancia como gobernadora electa. Pero luego vinieron las impugnaciones morenistas que derivaron en recuento de votos. Según las autoridades electorales, no encontraron nada turbio. A pesar de ello, un magistrado del TEPJF, José Luis Vargas Valdez, presentó un proyecto para anular dichas elecciones. En la guerra de dimes y diretes, el PAN amenazó con llevar el caso ante tribunales internacionales. Sorpresivamente, este sábado el TEPJF declaro válida la elección. Fin de la telenovela. ¿Qué tal?

Add This: