Revire del 10 de agosto del 2021

Cuando el jefe del Comando Norte de Estados Unidos, general Glen VanHerck, afirmó que el crimen organizado controla un tercio del territorio mexicano, se quedó cortó. Esos grupos tienen presencia en prácticamente todo el país. El gobierno no es capaz de ponerles un alto. Empoderados por una ridícula estrategia gubernamental basada en abrazos y no balazos, los cárteles acusaron recibo del mensaje presidencial y se sintieron aún más empoderados. Las masacres no cesan en la república mexicana, ni el narcomenudeo, ni las extorsiones, ni el derecho de piso. Los criminales hicieron polvo al ya de por sí frágil estado de derecho. Intimidan, amenazan y cumplen sus amenazas en medio de un régimen timorato que no sabe qué hacer. Nada bueno se puede esperar si el propio jefe del Estado mexicano ordena liberar capos. Por eso es que no extraña que los cárteles amenacen públicamente a periodistas y medios de comunicación. Se saben impunes.   

Add This: