Revire del 10 de agosto de 2016

Con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el presidente Enrique Peña Nieto acudió ayer a San Felipe del Progreso, en el Estado de México. Ahí, integrantes de la comunidad Mazahua, lo recibieron con el tradicional bastón de flores y le realizaron una limpia con incienso. Más allá de la seriedad que encierra esa tradición, deseamos que realmente la ceremonia ayude al mandatario y le quite de encima las ‘malas vibras’ que no lo dejan en paz. Entre la ‘Casa Blanca’, el caso Iguala, Tlatlaya, el desplome en los precios del petróleo, la debacle en sus niveles de aprobación, la repulsa al PRI que se manifestó en las urnas el pasado junio, los 55 millones de pobres, las severas presiones de la CNTE y la alta probabilidad de alternancia en Los Pinos para el 2018, hacía urgente e impostergable esa limpia. Ojalá funcione, el mexiquense lo necesita... con urgencia.      

Add This: