Revire del 10 de abril de 2019

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se mantuvo en relativa calma el ambiente laboral en el país. Hubo unas 24 huelgas. Hoy, con el gobierno de López Obrador, las cosas cambiaron radicalmente. Una ola de paros estalló en la Republica, concretamente en Matamoros, Tamaulipas. Las exigencias de aumentos salariales y bonos han sido las principales exigencias de los sindicatos. Esto derivó como consecuencia de la decisión presidencial de aumentar al doble el salario mínimo en la franja fronteriza. El temor de que los paros se extiendan a otras entidades e instituciones se hizo realidad en la Ciudad de México. La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la segunda en importancia  después de la UNAM, fue emplazada a huelga por el sindicato de sus trabajadores, y a la fecha cumple 67 días de inactividad. Los líderes exigen 20% de aumento al salario, mientras la UAM ofrece 3.35%. El gobierno sólo mira el desastre.   

Add This: