Revire del 09 de septiembre del 2021

Miles son las familias afectadas por las graves inundaciones que padecieron en días recientes la zona de Tula en Hidalgo y Ecatepec, Estado de México. En cuestión de minutos el agua penetró a las casas donde el torrente causó destrozos y en muchos casos acabó con el patrimonio familiar acumulado durante años de trabajo y esfuerzo. También se perdieron vidas. El gobierno obradorista, en otra decisión visceral y caprichosa, desapareció el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), hoy las consecuencias están a la vista. La ayuda a los afectados fluye de manera muy lenta. Desde luego la afirmación presidencial de que se está atendiendo a los damnificados mejor que nunca, carece de veracidad. Si López Obrador se dignara mojarse los zapatos en las zonas dañadas, conocería la realidad. Por lo pronto, este miércoles, damnificados cerraron durante horas la Autopista México-Pachuca y otras vialidades para exigir apoyo luego de las inundaciones. Así la negligencia oficial.

Add This: