Revire del 09 de noviembre del 2021

En pleno siglo XXI, donde las naciones del mundo están ligadas de manera muy estrecha, los jefes de Estado permanecen, necesariamente, en constante interacción pues el dinamismo actual así lo demanda. No es el caso del presidente López Obrador. Bajo la nimia excusa de que la mejor política exterior es la interior, en los tres años de gestión sólo ha ido a la Casa Blanca porque así lo pidió Donald Trump. Hoy, le toca asistir a la ONU, donde participará en la sesión del Consejo de Seguridad. Llama la atención que el mandatario elija hablar ante un grupo reducido en lugar de hacerlo alguna ocasión en el pleno de la asamblea del organismo. Pareciera que sus dotes políticas están limitadas al escenario nacional y dirigidas a su clientela electoral. Por lo pronto vamos a ver cómo se desenvuelve en la sede de las Naciones Unidas, ojalá se comporte a la altura de lo que es y significa México.

Add This: