Revire del 09 de noviembre de 2016

La SCJN deshoja la margarita con el proyecto de sentencia que considera otorgar el derecho a cualquier persona que se sienta agraviada por información publicada en medios de comunicación, para pedir la réplica, aunque se trate de datos verídicos. El mencionado proyecto, impulsado por Morena y el PRD, es un claro intento de censura e intimidación. Una descarada agresión a la libertad de expresión. Las protestas y señalamientos por tal aberración ya escalaron la atención mundial. Quizá por ello, siete ministros se pronunciaron este martes en contra de aprobar ese desatino. Esperamos que el próximo jueves, el pleno de la Suprema Corte diga definitivamente no a una idea retrógrada que no tiene cabida en un México que pretende navegar con la bandera de la democracia. Los políticos de cualquier partido están, y deben seguir estándolo, sujetos al más amplio escrutinio de la sociedad y los medios. Sin excepciónes.  

Add This: