Revire del 09 de febrero de 2022

Aumenta cada día el rechazo a la reforma eléctrica del presidente López Obrador. No obstante el espaldarazo que de manera involuntaria, al menos eso pareció, dio el embajador estadunidense, Ken Salazar, al mandatario, los obstáculos para su eventual aprobación parecen magnificarse. En la unión americana nada bien cayeron las declaraciones de Salazar apoyando la reforma que el tabasqueño insiste en sacar adelante vía sus empleados del Congreso. Este martes, la Embajada de Estados Unidos en nuestro país enmendó la plana a su representante al manifestar preocupación por dicha reforma, ya que, según considera, promueve el uso de energías más sucias, anticuadas y caras. Las presiones de nuestro vecino del norte aumentarán para defender los intereses de las compañías norteamericanas que tienen inversiones en el sector. Ellos tienen la sartén por el mango en una relación que les favorece. ¿Cómo terminara el capricho de AMLO?

Add This: