Revire del 09 de enero de 2019

Asegura Pemex, la “empresa productiva del estado”, que no hay desabasto y que hay suficiente gasolina para atender la demanda. No obstante, lo que se ve son interminables filas de ciudadanos que pretenden cargar combustible a sus automotores. Las estaciones de servicio cerradas por falta de suministro, también confirman el caos que impera con la nueva estrategia del gobierno federal dizque para frenar el huachicoleo interno y externo. Se desconoce si alguien en el equipo del presidente López Obrador le advirtió de las perniciosas consecuencias por la medida vigente. El enojo social crece pues ya hay cuantiosas pérdidas en los sectores productivos. En tanto, los consumidores no están dispuestos a pasar por el calvario de largas esperas, de racionamientos, de buscar desesperadamente el carburante en extensas zonas. Sin duda, la nueva administración cometió un gravísimo error. Es correcto combatir el robo de gasolinas, pero no de manera tan aldeana.

Add This: