Revire del 09 de agosto del 2021

Tal parece que en la cacareada libertad de expresión presumida por el gobierno, existen restricciones, incluso para sus funcionarios que osan realizar críticas. Todo indica que eso le pasó al agregado cultural de México en la Embajada de España, Jorge F. Hernández quien fue despedido bajo el cantinflesco argumento de “incurrir en comportamientos poco dignos de una conducta institucional”. La abrupta salida del también director del Instituto de Cultura México se dio tras la publicación de un artículo en Milenio, el pasado jueves, titulado “Por Placer”, en el cual critica severamente los dichos del burócrata Max Arriaga, encargado de los libros de texto en la SEP, para quien leer por placer es un acto capitalista. La opinión de Hernández, molestó a la recua aludida. Recua, por cierto, cargada hasta el tope de ignorancia, frivolidad, intolerancia y fanatismo. Es un burdo golpe de autoritarismo y demencial censura.   

Add This: