Revire del 08 de septiembre del 2021

En México, donde la mayoría de la población es católica, este martes se registró un hecho histórico. La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional criminalizar el aborto. La decisión del tribunal supremo tiene implicaciones de toda índole: ética, religiosa, legal y social. Aún en pleno siglo XXI, la resolución no está libre de controversia. Para ciertos grupos de la sociedad la sentencia emitida por la Corte resulta inaceptable pues atenta en contra de la vida. En cambio, otros sectores, principalmente el femenino, festejaron el fallo al considerarlo un acto de justicia, necesario para evitar las muertes de mujeres que recurren a los abortos de manera clandestina en condiciones insalubres e inseguras. El tema, por su complejidad, es harto debatible. Lo real es que la determinación de la SCJN ahí queda establecida y habrán de respetarla todas las autoridades en la República. El debate social aún tiene un largo camino por delante.

Add This: