Revire del 08 de octubre de 2018

Aquello de la “austeridad republicana”, está visto, no es sino mera utopía. Las huestes morenistas en la Cámara de Diputados parecen rebelarse para no privarse de sus altos sueldos y prebendas. En diciembre, los señores legisladores de Morena, mayoría absoluta en San Lázaro (255 de 500, equivalente al 51%, sin contar a sus incondicionales de otros partidos), junto con el resto de diputados, se llevarán cada uno la friolera de 209 mil pesos luego de cuatro meses de “trabajo” legislativo. Como se ve, el arduo quehacer de levantar la mano en la curul es extraordinariamente lucrativo. Por eso hay medio millar de ellos en la Cámara baja. Por eso brincan cual “chapulines” de un recinto legislativo a otro. El trabajo es casi nada y los beneficios inconmensurables. Nada hay de diferente con sus predecesores, los vicios son idénticos y los propósitos deleznables: llenarse los bolsillos con recursos del presupuesto. Igual que siempre.

Add This: