Revire del 08 de junio del 2021

A la clase política en México la distinguen muchas “virtudes”. Como principales pueden mencionarse la deshonestidad, la incapacidad y, en particular, el cinismo. Por ejemplo, el lunes, luego de la debacle de Morena en la capital de la República, donde el partido oficial perdió a manos de la oposición nueve de las 16 alcaldías en disputa, la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, protegida del presidente López Obrador, en un burdo intento de justificar la derrota, declaró: “coincido con lo que dijo el presidente: en los últimos meses ha habido una campaña de desprestigio del movimiento muy fuerte”. La desfachatez es ilimitada. La supuesta campaña corre a cargo del propio gobierno que encabeza Sheinbaum. La tragedia en la Línea 12 del Metro; la tolerancia a los anarquistas que destruyen los que se les pega la gana; la incontenible inseguridad que arroja 70,224 delitos denunciados de enero-abril 2021, son algunos de los factores del “desprestigio”.  

Add This: