Revire del 08 de febrero de 2022

Si en algo han sido muy hábiles los dirigentes de la CNTE, es en manipular a los gobiernos. Chantaje, bloqueos de calles y vías férreas, toma de recintos públicos y vandalización de oficinas gubernamentales, son algunas de sus armas para doblegar a las autoridades. Eso empoderó y enriqueció a la cúpula sindical de ese grupo. Empero, todo indica, a raíz de sucesos recientes, que el amor terminó con el actual gobierno federal. La Guardia Nacional, que de civil nada tiene, ha impedido que los maestros del ala radical vuelvan a obstruir las vías ferroviarias en Michoacán. Esto no es para aplaudir, es hacer respetar la ley. Llama la atención que el viernes pasado, también la Guardia Nacional evitó que normalistas tomaran la caseta de cobro en Palo Blanco de la Autopista del Sol, para extorsionar a los automovilistas mediante cuotas "voluntarias"; en ambos hechos los infractores han generado violencia, heridos y severos daños materiales.

Add This: