Revire del 08 de febrero de 2019

Finalmente la aplanadora morenista en la Cámara de Diputados se salió con la suya y aprobó la llamada “Ley Taibo” para que el escritor nacido en España ocupe la dirección de el Fondo de Cultura Económica. La imposición queda ahí como prueba fehaciente de que el literato y sus patrocinadores, efectivamente la “metieron doblada”. Y no se cuestiona si Taibo, en su calidad de naturalizado mexicano, tiene o no derecho a ocupar el cargo, eso está fuera de discusión. Lo absolutamente reprobable es la forma tan desaseada con que lo hicieron los empleados del presidente López Obrador en el Congreso. Queda, desde luego, muy mal sabor de boca entre la sociedad por el autoritarismo con el que se otorgan puestos públicos desde Palacio Nacional a los amigos e incondicionales, aun cuando carecen de experiencia y se practica así el tan criticado “ni los veo ni los oigo” del “innombrable”. Tremendo error del nuevo gobierno.  

Add This: