Revire del 08 de diciembre de 2021

En la embestida del presidente de México a los organismos autónomos que le incomodan y no se han plegado a sus caprichos, se encuentra el Instituto Nacional Electoral. Una y otra vez, desde el púlpito mañanero, el mandatario arremete en contra del INE. Sobra decir que el Instituto es un logro de toda la sociedad y está convertido en una de las instituciones más sólidas y respetadas por la población. Los febriles deseos por debilitarlo y hacerse del control exhiben intentos autoritarios del régimen. En esas burdas y condenables pretensiones, no podían faltar los exagerados y vengativos recortes al presupuesto del INE. Si bien es necesario terminar con los excesos en ese y cualquier otro organismo público, los enfermizos afanes de someter para dominar, son absolutamente inaceptables. Así que el recorte de cuatro mil 913 millones de pesos para 2022 al INE, es odio palaciego. Ahora es la SCJN quien tiene en sus manos frenar el abuso.

Add This: