Revire del 08 de agosto de 2016

Una de las muchas razones por las que México permanece como una nación subdesarrollada, es la aplicación de la justicia según convenga a los intereses del Gobierno y de la clase política. La iniciativa privada amagó la semana pasada con dejar de pagar impuestos si el gobierno federal no pone en orden a la CNTE, que ha hecho del estado de derecho y del propio gobierno lo que ha querido con sus plantones, bloqueos y actos de violencia. A la amenaza de industriales, comerciantes y prestadores de servicios, respondió sin dilación el jefe del SAT para advertir que no cumplir con el pago de las contribuciones respectivas constituye un delito. Y aquí es donde la aplicación de la ley es discrecional y perversa. ¿Acaso no son delitos las afectaciones de la Coordinadora? Cerrar caminos, destruir propiedad pública y privada y tomar las casetas de peaje impunemente, ¿qué es, don Aristóteles?  

Add This: