Revire del 07 de octubre de 2016

Se confirma el desastroso gobierno del perredista Graco Ramírez en Morelos. Muchas son las voces en los diversos sectores sociales que a diario exigen su renuncia. Con el mayor de los cinismos, el “virrey” se niega a aceptar la realidad: el profundo repudio que los morelenses sienten y le han manifestado en infinidad de ocasiones  a través de marchas, plantones y denuncias. Ayer, la CNDH agregó otra evidencia de la anarquía que priva en la administración de Graco Ramírez. La Comisión le dirigió una recomendación al gobierno de Morelos, a la Fiscalía del estado y al Ayuntamiento de Cuautla por el vergonzoso caso de la inhumación irregular de 119 cadáveres en la comunidad de Tetelcingo. En una democracia verdadera, Graco y todos los ineptos funcionarios que ordenaron y permitieron tal afrenta deberían estar rindiendo cuentas ante las autoridades. Quienes solapan a ese nefasto gobernador, no están exentos de responsabilidad.   

Add This: