Revire del 07 de julio del 2021

La sentencia del “plagio, luego existo”, bien se podría aplicar a don Alejandro Gertz Manero, el fiscal general de la República. Este martes, el prestigiado escritor y académico Guillermo Sheridan, documentó en un magnífico artículo publicado en el periódico El Universal, cómo el funcionario, recientemente aceptado en el Sistema Nacional de Investigadores con el nivel III, el máximo posible, plagió partes de la obra del escritor Salvador Ortiz Vidales, “Guillermo Prieto y su época”, para escribir el libro Guillermo Prieto (Biografía), publicado por la SEP en 1967. La desvergüenza de la directora del Conacyt y varios de sus súbditos hicieron posible que el octogenario fiscal luego de once años fuese aceptado como investigador mediante un proceso muy cuestionado. El clamor de los investigadores de verdad, es que Gertz carece de los méritos para pertenecer al SNI. Parece que esto se confirma con el presunto plagio en que incurrió el probo, autónomo e implacable señor fiscal.

Add This: