Revire del 07 de enero de 2022

Mientras en México los contagios por covid-19 se desbordaron, en lo que sin duda es una cuarta ola, otra calamidad irrefrenable en el territorio nacional mostró una vez más su rostro macabro. Zacatecas, el estado gobernado por el morenista David Monreal, padece los embates de los diversos grupos criminales. El hermano de Ricardo Monreal, presidente de la Jucopo en el Senado, nada más no puede poner freno a la delincuencia ni evita que aparezcan cuerpos colgados en puentes. Pareciera que los cárteles no tienen el menor respeto por él. La mañana de este jueves, 10 cuerpos fueron abandonados dentro de una camioneta frente al Palacio de Gobierno de la capital zacatecana. El mensaje es claro: no hay temor por el nuevo gobierno. Y en esa presión, el mandatario local pretexta que la violencia e inseguridad es una “herencia maldita”. Olvidó que su hermano Ricardo gobernó el estado, o sea, David, el gobernador, escupió hacia arriba.   

Add This: