Revire del 07 de enero de 2019

Ciertas decisiones del nuevo gobierno se han convertido en errores monumentales. La cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco es, hasta hoy, el más representativo. Despedir sin análisis previo a miles de burócratas generó profundo malestar entre los afectados, muchos de los cuales votaron por AMLO. Cierto que el volumen de la burocracia –obesa e ineficiente- no se justifica, pero la medida para reducirla no se puede aplicar a rajatabla, existen trabajadores valiosos. Perdonar a los corruptos de gobiernos anteriores no es una determinación inteligente. Amnistiar a criminales, menos. Imponer en el Congreso y el Gabinete a personajes de dudosa reputación y probidad, es un despropósito absoluto. Cerrar los ductos de Pemex para intentar evitar el huachicoleo, raya en la ignorancia e incapacidad. El desabasto no se hizo esperar. La ira social de quienes no pudieron obtener gasolina es la advertencia para una administración rudimentaria que insiste en gobernar con la “técnica” de prueba y error.

Add This: