Revire del 07 de abril de 2021

La embestida en contra del INE, alentada desde Palacio Nacional, es un ataque no sólo contra el Instituto, sino contra la democracia misma. Agredir al árbitro de la contienda electoral y pretender descalificarlo e intimidarlo porque no se somete a la voluntad presidencial, refleja el modo autoritario y regresivo de un gobierno que se ubica, con gran éxito, en el umbral de una dictadura. Los condenables intentos oficiales de obligar a que se restaure la candidatura de un abyecto acusado de agresiones sexuales son, a todas luces, inmorales además de ilegales. Es risible hablar de una “transformación” en el país si ésta incluye como prioridad socavar los organismos autónomos con el propósito de controlarlos o, incluso, desaparecerlos. La ciudadanía, más allá de posibles filias y fobias, debe exigir y vigilar que se respeten las decisiones emanadas del Instituto Nacional Electoral. No se trata de salir en defensa de Lorenzo Córdova, sino del respeto a las leyes.

Add This: