Revire del 06 de octubre de 2016

Las redes sociales, como todos sabemos, tienen aspectos positivos y otros francamente deleznables. No obstante, su uso adecuado se ha convertido en una poderosa y eficaz herramienta para exhibir y denunciar hechos ilegales: políticos in fraganti, orangutanes disfrazados de guaruras, y no pocos abusos de funcionarios. Escándalos de algunos ciudadanos tampoco escapan al ojo vigilante de la propia sociedad. En una semana, conductores han difundido en las mencionadas redes, asaltos a tres automovilistas a plena luz del día en importantes vías de la Ciudad de México: los dos primeros, de forma simultánea, en Periférico y Paseo de la Reforma; el tercero, este miércoles en Periférico sur y la Avenida Toluca. De forma inusual, las autoridades atraparon a los malandrines con una rapidez asombrosa. Esto nos lleva a deducir que actualmente es más práctico subir un video para denunciar un delito, que acudir a la parafernalia de la denuncia.    

Add This: