Revire del 06 de marzo de 2019

Tal parece que la Ciudad de México le queda demasiado grande a Claudia Sheinbaum para gobernarla. La capital de la República está convertida en territorio de los delincuentes. A diario se realizan asaltos en el transporte público, mientras las calles son propicias para que los ciudadanos sean violentados y las extorsiones aumentan cada minuto, en tanto el narcomenudeo sentó sus reales desde hace tiempo; en fin, la actividad delictiva se desbordó aún más en la actual administración. Aunado a las calamidades descritas que tienen atemorizados a los capitalinos, ahora hay que soportar el caótico servicio del Metro, el cual se tornó extremadamente peligroso. Aparte de los secuestros de mujeres en las instalaciones o en la periferia y las hordas de vendedores ambulantes, en menos de un mes resultaron heridos al menos 8 usuarios a causa de fallas en las escaleras eléctricas en las estaciones Tacubaya y Mixcoac de las líneas 9 y 7. ¡SOS!

Add This: